Bebecito.es- Blog Personal sobre Maternidad y Crianza.






Archive for febrero, 2010

Feliz Cumpleaños Alejandro!

Hoy es un día feliz para nosotros.

Alejandro cumple un añito, yo un año de ser mamá, y los dos, un año de cumpleteta (un año de lactancia).

A estas horas, el año pasado yo estaba ya empezando a empujar, y una hora y 10 minutos después, nacía Alejandro, con 3,530kgs, 54 cms, por parto vaginal con espátulas. Al rato conseguí ponermelo al pecho y hasta ahora que sigue enganchado a su mamá-tetita. Y por muchos años!

En este año he aprendido muchísimo. Los tres hemos aprendido mucho. Alejandro sobre todo y de todo, y sus papis hemos aprendido de él, de su manita, a cuidarle y mimarle como se merece.

¡Gracias por hacerme madre!

2 comments

Entrevista a Carlos González en El Mundo

Aprovechando que el pediatra Carlos González, defensor de la lactancia materna y autor de varios libros (no me falta ninguno!), acaba de sacar su último libro Entre tu pediatra y tú, ayer publicaron una entrevista en el suplemento de salud de El Mundo.

Los padres se dividen en dos categorías: los que siguen el ‘método’ y los que no. El pediatra Carlos González (Zaragoza, 1960), fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna (ACPAM), se ha convertido en uno de los más firmes defensores de la no utilización de técnicas para enseñar buenos hábitos de sueño a los niños. «Mis padres jamás intentaron dejarme llorar por la noche para que durmiese», alega. Sus libros -’Mi niño no me come’ (2002), ‘Bésame mucho: cómo criar a tus hijos con amor’ (2003) y ‘Un regalo para toda la vida: guía de la lactancia materna’ (2006)- han sido acogidos con fervor por buena parte de los progenitores más jóvenes. También han servido para avivar el debate sobre los ‘ingredientes’ más apropiados para criar a los hijos. ¿Hasta dónde debe llegar la libertad de los pequeños? ¿Cuándo es imprescindible imponer límites?

Podéis ver la entrevista completa en este enlace: “Hoy le exigimos más a los niños y les damos muy poco”

2 comments

Amamantar en público

Llevo unos días queriendo hablar sobre la lactancia en público.

Si bien lo ideal es tener un sitio tranquilo donde tu bebé pueda alimentarse sin distracciones (ya que hay bebés que se distraen con una mosca), esto no es siempre posible. Afortunadamente, la lactancia materna no necesita más que un bebé y su tetita. Ni calentar, ni esterilizar, ni agitar para que no queden grumos… Así de simple. La madre se destapa un poco y el bebé tiene su alimento “listo para tomar”.

El problema viene cuando algunas personas consideran este acto (un acto necesario para la supervivencia del bebé según el caso) como un acto fuera de lugar, como una falta de decoro o de saber estar, o de respeto en casos más extremos. Sí, yo creo que es surrealista. Mucho, de hecho, pero es la realidad.

Vivimos tan inmersos en la cultura del biberón, se ha “normalizado” un acto que no ha sido lo normal hasta hace unos años que ahora, lo que ha sido normal durante milenios ha pasado a ser una falta de respeto. Es increíble, que por seguir con las recomendaciones de la OMS de dar lactancia a demanda, tengamos, según algunos individuos, que quedarnos encerradas en casa para dar pecho.

Os voy a dejar la documentación sobre el tema, por si algún día os animan a no amamantar a vuestros bebés en público:

Para empezar, la Constitución Española obliga al cumplimiento de los acuerdos internacionales suscritos en defensa de los menores (es decir, tienen rango de ley).

Constitución Española.
Artículo 14. Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
Artículo 17. 1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la Ley.

Convención de los Derechos del Niño de Unicef (suscrito por España y de obligado cumplimiento):
Art 24, 2, e) Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes, tengan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos.

Ley 17/1997, de 4 de julio, Art 24.2.
Los titulares de establecimientos y los organizadores de espectáculos o actividades recreativas o personas en quienes deleguen podrán ejercer el derecho de admisión. Este derecho no podrá utilizarse para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuario en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo. El derecho de admisión deberá tener por finalidad impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir molestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad. Las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos.

Además, España también participa de la Declaración de Innocenti (en español: aquí) sobre la protección, el fomento y el apoyo de la lactancia materna.

De todas maneras, todo esto sería innecesario si nos dejáramos de tonterías y dejáramos de pensar que lo normal es dar biberón. Lo natural es dar lactancia materna, que no por nada somos mamíferos.

Y si os sentís cómodas dando pecho en cualquier lado, los que se molesten tienen dos males. Pueden seguir molestos y/o patalear, o simplemente mirar a otro lado que seguro que encuentran mejores vistas.

No comments

Pañales de tela Rellenables

Los pañales rellenables (en inglés, pocket nappies) son un sistema en que el pañal consta de una parte impermeable (el exterior) y una parte (la interior, normalmente en tejido siempre-seco) formando un bolsillo, en el interior del cual se introduce el tejido absorbente (insertables).

El exterior puede ser de PUL (poliuretano laminado) o de minky, y se pueden abrochar con corchetes o velcro, con lo que hace que podamos elegir entre nuestras preferencias.

Se trata de un sistema muy versátil, son fáciles de poner, ya que una vez “rellenados” se ponen como un todo en uno (para algunos es más fácil no tener que andar poniendo dos piezas a bebés muy movidos) y además, son de secado relativamente corto, ya que el tejido absorbente va por separado.

Como en todos los tipos de pañales de tela, los podemos encontrar en versiones unitalla o por tallas. Los pañales de tela unitalla son la opción más económica ya que nos permiten disponer de un pañal para más tiempo de uso, mientras que los pañales por tallas ajustan mejor y no abultan tanto cuando se trata de un recién nacido.

Este tipo de pañales requiere del uso de insertables, que pueden ser de microfibra, bambú, cáñamo, o combinaciones de éstos.

Personalmente, yo uso estos dos modelos:

Fuzzibunz Onesize: son los primeros pañales que usé con Alejandro. Los uso para las noches, con un insertable doble (microfibra y cáñamo) de blueberry y un absorbente extra de bambú entre medias.
Son pañales con el exterior en pul, cerrados con corchetes delante. La verdad es que estoy muy contenta con éstos. Precio: 20 € (incluye dos insertables de microfibra)

Swaddlebees rellenables por tallas: Los uso durante el día. Generalmente cuando salimos y los uso con los insertables de microfibra (le pongo 2) que vienen con los fuzzibunz.
Son pañales de talle más bien bajo, con corte estrecho en la entrepierna y que no abultan mucho. Cierran con corchetes en el lateral. Precio: 17.25 €

3 comments

Pañales de tela: ITTI BITTI

Hoy quería hablaros de estos pañales de tela del sistema todo en dos.

Consisten en exterior impermeable de minki (tejido como de peluche) y la parte absorbente va unida mediante corchetes. Esto hace que el tiempo de secado sea algo menor.

itti bitti

Precios:

Pañal: 18.00 €
Absorbentes: 8.00 €
Abs. mini: 5.30 €


Estos pañales abultan muy poco al ser estrechitos de entrepierna.

Las capas absorbentes consisten en dos partes: un rectángulo de dos capas de bambú y algodón orgánico que se pliega en tres, dando 6 capas de absorbentes y una pieza adicional con forma de reloj y con capa superior en siempre-seco.

Esto nos da un total de 8 capas de bambú y algodón orgánico, dándonos una muy buena absorbencia para lo estrechitos que son.

Personalmente, son unos pañales muy agradables a la vista y al tacto. No serían mi primera elección para la noche, pero para usar a diario vienen genial.

Además, se pueden comprar absorbentes adicionales para poder reutilizar el pañal si la parte exterior no se ha ensuciado.

Existen además unos absorventes mini extras para aumentar la absorbencia.

Si quieres comprarlos, ponte en contacto conmigo dejándome un comentario en esta entrada y me pongo en contacto con vosotros. Los precios son sin gastos de envío.

Para ver los colores disponibles, pincha aquí.

Read more

10 comments

La ofensa de la lactancia

En los blogs de elmundo.es me he encontrado esto:
La Ofensa de la Lactancia Materna

Yo llevaba ropa específica para la lactancia, que permite dar el pecho con bastante discreción, y le di.En ese momento no pasó nada, pero al cabo del rato la niña pidió de nuevo. Mi sorpresa fue que en esta segunda ocasión, el sumiller me llamó la atención (muy educadamente) en nombre del restaurante, alegando que el resto de los comensales del salón se podían sentir ofendidos con mi acción. Yo retiré a la niña y me cubrí el cm2 de pecho que estaba a la vista, con la cara colorada como un tomate.

Me ha molestado sobremanera ver la cantidad de prejuicios que sigue habiendo acerca de la lactancia, sobre todo por la de comentarios llenos de prejuicios y que comparan el hecho de amamantar con tirarse pedos, cagar, mear y no se que otras tantas cosas. Di que sí! Arriba la ignorancia. ya sabemos todos que con las tetas no amamantamos, cagamos, con todas las letras.

Por cierto, esta gente no sabrá que las tetas son para eso, para tetear :)

Os dejo el comentario que he dejado, para que sepáis mi postura:

Me ha “encantado” ver cuanto prejuicio y malos rollos seguimos teniendo.

En serio, hablais de derecho a comer tranquilos, pues dedicaros a miraros las caras o a mirar vuestro plato y no lo que pasa en la mesa de al lado.

Si no os molesta un bebe con un biberon, no os debiera molestar un bebe mamando. Porque esa madre no ha ido a vuestra mesa a enseñaros las tetas, verdad? ;)

Por otro lado, a los que invitais a las madres lactantes a que no salgan de casa, si no quereis verlas, os podeis aplicar el cuento y quedaros en casa vosotros ;) En vuestra casa no vais a ver tetas!! :) (salvo las de las pelis o las de vuestras mujeres, a saber si esas os molestan tambien!!).

Yo por mi parte, como madre lactante, no voy a tomar ninguna precaucion para que no me veais las tetas. Si mi hijo pide, tendra teta, si hasta en la iglesia podeis ver cuadros de la virgen amamantando!!! Creo que a muchos de por aqui les ha faltado tomar algo de teta :) A ver no os pongais verdes.

Edito para añadir un comentario que acabo de dejar, ya que nos acusan a las que hemos respondido a favor de dar teta donde haga falta de irrespetuosas, y de no mantener las formas:

Hola, siento si en algun comentario he sido agresiva, pero es que no entiendo como nos tachan a las madres lactantes de irrespetuosas, por faltarles el respeto. Cuando son ellos los que comparan dar teta con cagar, mear, tirarse pedos, eructar, toser sin taparse la boca, masticar con la boca abierta, hablar con la boca llena, y estoy segurisisima que me dejo alguna lindeza.

Como comprenderás, cuando una madre lactante lee este tipo de comentarios (en los que acusan y además ofenden), es más que facil que se sienta atacada y casi insultada.

Nada tan facil para el que le moleste ver un trocito de teta como girar la cabeza y mirar a otro lado. Pero no, nos tienen que tachar de faltonas y comparan el hecho de alimentar a un bebe con el hecho de cagar, invitandonos ademas a quedarnos encerradas para que ellos no nos vean. Si nos ponemos tontos, podriamos prohibir tambien que los feos salgan de casa, no?

Pues esos que tanto hablan de normas de convivencia, que se apliquen el cuento y no falten al respeto de los lactantes ni de sus madres, porque no, nadie come en el wc. Y los feos tampoco se quedan encerrados en casa para que los guapos esten contentos. A que no? Seguro que si en vez de decir madre lactante se dijera negro, o minusválido, o persona afectada de sindrome de down, nadie diría nada a favor del restaurante. Bueno, nadie que no sea considerado un neonazi.

2 comments